Tipos de orquídeas
Las orquídeas son unas plantas muy apreciadas en el mundo de la jardinería. Sus flores son exóticas y con formas muy extrañas. Hacer que las orquídeas florezcan cada año es todo un reto.

Las primeras llegaron a Europa a principios del siglo XVIII. Los barcos de la Armada Británica fueron los encargados de traerlas, aunque por desgracia no demasiadas podían sobrevivir a las largas travesías, lo que hacía que fueran muy preciadas por su escasez.

Actualmente no se pueden recolectar orquídeas silvestres, está prohibido para prácticamente todas las especies. Eso es debido a que muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción. Las que se suelen vender son híbridos cultivados con semillas en invernaderos.

Hay muchos tipos de orquídeas, pero nuestra clasificación se divide en tres: epífitas, semiterrestres y terrestres.

Orquídeas epífitas

Agrupan a más del 90% del total de especies. Son muy vistosas y cuelgan de árboles y arbustos. Son las que solemos ver que están a la venta en floristerías y supermercados. No son parásitas y proceden de regiones tropicales. No necesitan de muchos cuidados y se abastecen de agua gracias a la humedad del aire. Esto es posible gracias a sus raíces aéreas.

Orquídeas semiterrestres

Son las que crecen sobre una agrupación de hojas en descomposición, aunque también pueden crecer sobre piedras recubiertas de musgo. Los géneros Paphiopedilum, Phragmipedium, Selenipedium y Cypripedium son los más comunes.

Orquídeas terrestres

Tienen las raíces en tierra como su propio nombre indica. Phaius tankervillae, Bletilla striata, Calanthe vestita, Chloraea son algunos ejemplos.