Insectos, malas hierbas, bacterias… Son muchas y muy distintas las plagas y afecciones que atacan a las plantas de nuestro jardín haciendo que no solamente su aspecto físico empeore sino que también su salud vaya en detrimento.

Los plaguicidas o agroquímicos son unas sustancias o compuestos químicos que se aplican sobre las superficies atacadas por plagas o con posibilidades de ser afectadas por ellas para matar, repeler, atraer, regular o interrumpir el crecimiento de cualquier organismo así considerado.

¿Te preocupa que tus plantas se vean alteradas por distintas afecciones? Entonces puedes utilizar algunos de los plaguicidas para las plantas más comunes:

– Insecticida: Como su mismo nombre indica está pensado para acabar con los insectos que atacan a nuestras plantas de una forma económica, muy efectiva y nada dañina para el ser humano o para el medio ambiente. En el mercado puedes encontrar varios tipos de insecticidas de ingestión, de contacto, combinados de los anteriores o sistémicos.

– Acaricida: Se utiliza para prevenir, controlar e incluso eliminar los ácaros de nuestras plantas a través de unas sustancias químicas que actúan de muy distintas maneras según sus tipos. A diferencia de los insecticidas, estos productos son tóxicos para las personas, para los animales y para el medio ambiente, por lo que más vale que te andes con cuidado con dónde, cuándo y cómo los utilizas.

– Fungicidas: Su objetivo es acabar con los hongos, que por si no lo sabías son considerados como una de las plagas que más afectan a los jardines (roya, tizón, mohos, mildiu, etc.). Aunque pueden utilizarse en distintos ámbitos mediante rociado, pulverizado, por revestimiento o fumigación, en el ámbito de la jardinería y la agricultura suelen aplicarse por fumigación o espolvoreado sobre semillas, hojas y frutos.

– Herbicida: Este producto fitosanitario se utiliza para acabar con las malas hierbas, -generalmente interfiriendo en su crecimiento.

También puedes encontrar plaguicidas desinfectantes, bactericidas, fitorreguladores, rodenticidas y algunos específicos post-cosecha.