Tipos de plantas según su reproducción
Si hace unas semanas os hacíamos un rápido mapa conceptual acerca de las distintas clasificaciones que se hacen de las plantas, hoy queremos acercaros un poco más a los conceptos generales básicos de la jardinería hablándoos de una de estas clasificaciones en concreto: La que trata de la reproducción.

Sí, porque si bien es cierto que estas plantas se dividen de forma básica en dos grupos cada una de ella posee un montón de variaciones que pueden hacer que resulte difícil identificarlas.

Sigue esta guía y haz un ejercicio práctico con tus ejemplares, ¡a ver si después de leer esto sabes definirlos!

La distribución más básica es la que divide la amplísima variedad de ejemplares entre plantas vasculares o Cormofitas y plantas no vasculares o Briofitas … O lo que es lo mismo, plantas que poseen raíz, tallo y hojas y otras de estructuras tan sencillas donde ni siquiera existe esta división.

No obstante, dentro de cada uno de estos dos grandes grupos hay también distintas variedades:

Vasculares
Tienen raíz, tallo y hojas diferenciados y un sistema que distribuye de forma natural el agua y los nutrientes por la planta.

– Criptógamas (pteridofitas): Plantas que no producen flores y que se reproducen a través de esporas. Sus tipos más habituales son los helechos, psilofitos, equisetos y licopodios, que conforman las más de 13.000 especies existentes.

– Espermatofitas: Su sistema vascular (de envío de agua y nutrientes) está muy bien desarrollado. En este grupo encontramos las variedades gimnospermas (que no poseen frutos que protejan la semilla) y las angiospermas (con un complicado sistema de reproducción).

Tipos de plantas según su reproducción
No vasulares
Las briofitas están presentes en todo tipo de ecosistemas con distintos climas y características radicalmente diferentes. Sus plantas no poseen flores, frutos o vasos conductores y se reproducen por esporas.

De entre las más de 20.000 especies se distinguen tres tipos:

– Musgos: Plantas simples sin ninguno de los elementos anteriormente mencionados que crecen sobre las rocas fruto de la humedad de las mismas.

– Antoceros: Aunque se dice que son fundamentales para el resto de plantas, tan solo existen 100 especies en todo el mundo.

– Hepáticas: También se desarrollan en lugares húmedos y no poseen vasos conductores. Se dividen en talosas y foliosas.