Tipos de podas de trepadoras
Las plantas trepadoras o enredaderas son aquellas que crecen bordeando una superficie y que puedes dirigir por donde tú quieras, consiguiendo así un aspecto mucho más bonito en lugares como paredes, pérgolas o similares. Este tipo de plantas pueden podarse de 4 maneras diferentes para conseguir el resultado que realmente deseas y poder mantenerlas siempre en buenas condiciones.

Toma nota de las diferentes podas de las trepadoras para saber cuándo realizar cada una y cómo hacerlo:

– Poda de formación: Es la que se realiza dentro de los dos primeros años después de haberla plantado y es muy reducida ya que este tipo de plantas prácticamente no hay que tocarlas durante ese período. Déjalas crecer libremente para que vayan ganando en densidad y altura y únicamente recorta las ramas enfermas, las débiles, las que molesten, etc.

– Poda de limpieza: Una vez que la trepadora ya es adulta y se ha formado es necesario que una vez al año le hagas una poda de limpieza, algo que debes hacer en todas las especies y que tendrá mayor o menor densidad en función de lo que necesite cada una tanto por salud como por estética. Hay que hacerla en infierno aunque si hace mucho frío debe ser a finales de invierno para que no sufra mucho al quedar despejada. Elimina ramas muertas, secas, rotas o enfermas, tocones que se hayan secado, ramas cruzadas o mal orientadas y frutos o flores que estén pasados.

– Poda de floración: No se hace en todas las especies ya que no todas tienen flores ornamentales, aunque sí es recomendable recortarlas todas aunque no tengan flores para poder conseguir una masa más compacta y bonita, lo que hará también que las hojas estén más sanas y brillantes. En este tipo de poda se diferencian dos tipos, las que florecen al final de la primavera y durante el verano (en cuyo caso debes podar en invierno) y las que florecen al principio de la primavera, debiendo podar al terminar la floración.

– Poda de renovación: Esta poda es necesaria únicamente cuando la planta nunca se ha podado y se ha formado una masa densa, grande y muy pesada, estando además muy enredadas todas las ramas. Si cuidas tu trepadora durante todo el año no necesitarás hacer este tipo de poda.