Trampantojo o trompe l’oeil en tu jardín
Seguro que has escuchado hablar del trompe l’oeil en más de una ocasión, una técnica muy antigua, usada desde hace siglos en pintura tanto para cuadros como para murales. Se trata de un recurso pictórico muy antiguo, aunque el Barroco fue su época de mayor esplendor. Hoy queremos que conozcas cómo utilizarla en el jardín.

El trompe l’oeil o trampantojo consiste básicamente en crear una trampa ante el ojo, es decir, crear falsas perspectivas con el fin de aumentar la sensación de amplitud en los espacios reducidos. Por tanto, esta será la técnica perfecta si dispones de un jardín de dimensiones reducidas. Así que si es tu caso, estate muy atento a lo que te contamos a continuación.

Trampantojo o trompe l’oeil en tu jardín

Murales

Para conseguir agrandar el espacio o darle un aspecto súper cálido podrás recurrir a cientos de diseños diferentes. Existen personas que se dedican a pintar esta clase de paisajes en las paredes, aunque también puedes conseguir pinturas que pueden pegarse. Mediante la pintura podrás reproducir escenas de jardín completa, recrear un nuevo jardín que se pierda en la distancia e, incluso, un simple enrejado sobre una pared, ya sea real o pintado.

Otras posibilidades

Además de los murales en exteriores, existen otras muchas posibilidades, como instalar fuentes, frescos de barro cocido, enrejados de madera o hierro, esculturas, relieves en la pared… Cualquier cosa será válida siempre que se consiga el efecto visual de una perspectiva que aumente ante el ojo el tamaño real del jardín. También es buena idea jugar con espejos, que reflejarán el contenido del jardín duplicando visualmente el espacio aparente. Sin embargo, hay que tener cuidado al colocarlo para evitar posibles reflejos si el sol incide directamente sobre él.