Trampas en plantas carnívoras
Las plantas carnívoras pueden tener muchos beneficios, y sin duda el mejor de ellos es que se pueden deshacer de insectos y bichos que pueden ser muy perjudiciales para el resto de plantas, cultivos y para el jardín en general. Trabajan de manera que el insecto o animal es atraído por la planta gracias a un néctar dulce, lo que hace que se pose en sus hojas y en cuanto roza dos cerdas, la carnívora se cierra automáticamente y las espinas que tiene en los bordes hace que el bicho no pueda escaparse.

El insecto se mueve en el interior de la carnívora para poder escapar, lo que hace que se estimule la secreción de los jugos digestivos para su desintegración, algo que dura varios días. Hay diferentes plantas carnívoras con diferentes sistemas para acabar con los insectos, aunque estas son las trampas en plantas carnívoras más comunes:

– Pelos pegajosos: esta trampa la encuentras principalmente en la Drosera, la cual tiene hojas pegas al suelo que segregan un fluido viscoso que tiene un olor parecido al de la miel y que atrae a todos los insectos. Cuando se posan en la hoja se quedan atrapados en los pelos pegajosos y los tentáculos de la planta se van curvando hasta que se cierran totalmente, algo que puede tardar tanto un par de minutos como varias horas. Los tentáculos volverán a abrirse totalmente en unos 10 días.

– Cucuruchos: la encuentras principalmente en especies carnívoras como la Sarracenia, la Darlingtonia o la Heliamphora. Tienen un receptáculo en el que se caen los insectos, del que no podrán salir ya que habrá pelos invertidos o manchas que confunden con salidas y no encontrarán la real. Finalmente, caerán agotados al no encontrar cómo salir y se ahogarán en el líquido digestivo.

– Urnas con tapa: están en especies como la Cephalotus o la Nepenthes. Los insectos resbalan en las paredes de la planta cuando buscan el néctar, lo que hace que lleguen a un fondo que está lleno de una viscosidad en la que se ahogan.

– Vejigas de succión: es la trampa que tiene la Utricularia, una especie de carnívora acuática. Las vejigas están bajo el agua y tienen una abertura protegida por pelos, que cuando son tocados por cualquier insecto o pez pequeño chupan al animal al dilatarse la vejiga.