El trasplante de los cactus
Evolucionados en el continente americano, los cactus han desarrollado asombrosas adaptaciones a la escasez de humedad, pero esto no es lo único que los hace únicos. Su extraordinaria variedad de formas, tamaños, colores y su floración las convierten en plantas de un gran valor estético.

A pesar de que los cactus no requieren de demasiados cuidados, cuando son demasiado grandes para la maceta en la que están plantados, es necesario trasplantarlos. ¿Quieres saber cómo y cuándo hacerlo? A continuación te damos todos los detalles sobre el trasplante de este tipo de plantas.

Cuándo trasplantar

El crecimiento del cactus dentro de una maceta provoca el agotamiento del sustrato. Por eso, es importante realizar trasplantes tras varios años. Eso sí, es muy importante no realizar este proceso en invierno. Por el contrario, se recomienda realizar el trasplante en primavera o verano.

El trasplante de los cactus

Dónde trasplantar

En cuanto a la maceta, es mejor que sea tan solo unos centímetros más grande que la anterior. Por otro lado, es importante que coloques una capa de grava en el fondo o pequeñas piedras para asegurar un buen drenaje. Además, es importante que el sustrato contenga una buena proporción de arena (un 50%). El resto se debe completar con turba o una mezcla de turba y tierra del jardín.

Cómo trasplantar

Para trasplantar los cactus deberás utilizar guantes de goma a prueba de pinchazos. Es muy importante no dañar las raíces para evitar que entren hongos en la planta. Si se daña alguna raíz, es recomendable aplicar carbón vegetal pulverizado y dejar sin regar durante unos 10 días. Por supuesto, el cactus deberá plantarse al mismo nivel en el que se encontraba.

Para finalizar, te recomendamos que dejes la planta en un lugar sombreado durante unos días.