Trastornos de los árboles frutales
Todas las plantas, árboles y cultivos necesitan una serie de cuidados para poder desarrollarse de forma correcta y dar el máximo de sus frutos y belleza. Cuando no se cuidan de forma adecuada comienzan a aparecer diversos trastornos, que pueden ser más o menos graves en función de qué los haya originado y de los medios que pongas para solucionarlo.

Hoy me gustaría escribir sobre los trastornos que pueden tener los árboles frutales y que pueden llegar a pudrir todos los frutos si no les prestas la atención necesaria. Toma nota de los más importantes y con qué están relacionados:

Riego

El exceso y la falta de riego son dos trastornos muy comunes. Si riegas demasiado puede provocar que el árbol se asfixie y las raíces se pudran, mientras que si riegas muy poco verás que las hojas se secan y se caen, además de que las flores se mueren antes de nacer.

Temperatura

Los trastornos que se dan por temperaturas pueden ser por mucho calor, sequedad o por heladas. Las masas de aire caliente hacen que las hojas se marchiten, así que si hay una ola de calor procura regar más el árbol para que no se seque demasiado. En cuanto al frío, las heladas y vientos fríos pueden producir daños muy graves en los árboles más delicados, especialmente en los cítricos. Los síntomas pueden ser flores aceitosas, brotes quemados o frutos que se caen.

Factores climáticos

Si hace mucho viento, puede provocar que las ramas se rompan y se caigan los frutos, hojas o flores. El viento frío puede quemar el árbol, mientras que el seco marchitará las hojas y flores. El granizo puede causar daños muy grandes, como la defoliación y marcas en las hojas, tallos y frutos. Si hay una granizada, es conveniente pulverizar con fungicidas para que no aparezcan hongos. En cuanto a la nieve, si se acumula puede tronchar el árbol, mientras que el hielo es muy peligroso ya que congela cualquier parte del árbol.

Nutrientes

Otro factor que hace que aparezcan diversos trastornos es el no aplicar correctamente los nutrientes cuando se abona el ejemplar. Especialmente dañina es la carencia de nutrientes ya que con que falte al menos uno de los 13 necesarios ya pueden aparecer problemas en el árbol. Los 13 nutrientes esenciales son nitrógenos, potasio, fósforo, calcio, azufre, magnesio, hierro, boro, cobre, manganeso, zinc, molibdeno y cloro.