Trastornos en los cactus
Los cactus, y todas las plantas crasas en general, suelen ser muy resistentes tanto a plagas como a enfermedades, pero obviamente pueden darse varias circunstancias que hagan que las sufran. Por norma general, con los cuidados adecuados no se verán afectados, pero si aparece algún trastorno sí es posible que se desarrolle alguna plaga o enfermedad.

Los trastornos son los problemas que suelen venir derivados por malos cuidados, como un exceso o un defecto de riego, además de por otros factores como las quemaduras solares o las heladas. Toma nota de los principales trastornos de los cactus para que sepas cómo prevenirlos:

– Exceso de agua: suele provocar podredumbre y es la causa más frecuente de la muerte de este tipo de plantas. Se refiere tanto al exceso de riego como al exceso de agua de lluvia ya que ambas cosas pueden provocar que las raíces se asfixien. Este exceso hace que los hongos que viven en el suelo se activen y ataquen a la planta. Evita regar demasiado y si es época de lluvias protege la planta varias horas al día para que no reciba mucha agua.

– Falta de agua: al igual que los excesos, las carencias tampoco son buenas, aunque lo cierto es que las plantas crasas las suelen soportar bien. Demasiado tiempo en sequía puede provocar la muerte del ejemplar, especialmente si es durante el verano.

– Exceso de sol: los rayos del sol pueden producir quemaduras muy graves en cualquier ejemplar, especialmente cuando llega la primavera ya que no están acostumbrados al sol y es cuando más les afecta. Alterna el sol con la sombra para que no haya riesgo de quemaduras.

– Falta de luz: una mala iluminación provoca que el cactus desarrolle pocas espinas, tenga un color pálido, pocas flores o que los tallos sean más endebles.

– Frío: algunas especies lo resisten más que otras pero un frío extremo puede causar la muerte de cualquier ejemplar. En época de heladas, lo mejor es proteger las raíces acolchando la superficie con una capa de mantillo o paja, y para proteger el tronco deberás cubrir con un plástico que tenga agujeritos para que pueda respirar.

– Granizo: si es fuerte puede dejar heridas y marcas en el cactus que sean atrayentes de hongos o enfermedades, así que hay que protegerlos bien si graniza. Al día siguiente de que haya granizado es un buen método de prevención aplicar un fungicida antibotritis para que no desarrolle ninguna plaga o enfermedad.