Tres formas de conseguir una tierra más fertil
Para que las plantas de tu huerto o jardín se desarrollen con normalidad, la tierra deberá ser lo suficientemente fértil. Serán las propias plantas las que te indiquen la calidad de tu tierra. Así, si tus ejemplares crecen vigorosos y no se ven afectados por enfermedades o plagas, querrá decir que la calidad del sustrato es excelente pero, ¿qué pasa si tus plantas presentan un color claro y amarillento o crecen con lentitud? Lo más probable es que el sustrato sobre el que se desarrollan tenga carencias de nitrógeno.

Si crees que la tierra de tu jardín no es la adecuada, estate muy atento a lo que vamos a contarte a continuación, porque vamos a darte tres opciones diferentes para conseguir una tierra más fértil.

Lombrices de tierra

En primer lugar queremos proponerte las lombrices de tierra, que alimentan la tierra haciendo que ésta se mantenga fértil. Este animal se alimenta de las raíces de las plantas muertas y luego las expulsa mediante sus excrementos provocando que se transformen en abono. Además, las lombrices eliminan los residuos de las cosechas anteriores, ya que también se alimentan de ello.

Tres formas de conseguir una tierra más fertil

Compost natural

También puedes optar por el compost natural. De él se alimentan la tierra y las plantas. Para hacerlo necesitarás agua, aire, tierra, materiales secos y materiales frescos. En Jardín Plantas ya te hemos contado cómo hacer compost de manera casera en alguna ocasión.

Tierra fértil

Por último, puedes comprar tierra fértil directamente en tu tienda de jardinería. Deberás hacer un agujero donde quieres sembrar y tirar ahí la tierra mezclada con desechos orgánicos como, por ejemplo, frutas o cáscaras de verduras. De esta forma la tierra irá obteniendo más nutrientes y se hará más fértil. Eso sí, es importante que vayas regando periódicamente.