Trucos para atraer mariposas
En pocas semanas llegará la primavera y las plantas de nuestro jardín despertarán de su letargo. Poco a poco quedarán atrás las heladas y comenzarán a subir las temperaturas, lo que propiciará la época de crecimiento. En ese momento la naturaleza se encontrará en plena expansión con multitud de plantas en flor. Sin duda, la mejor época para disfrutar de la belleza del jardín. Peor aunque no lo creas, aún puede albergar más belleza en su interior. ¿Cómo? Pues muy sencillo: atrayendo las mariposas a tu jardín.

Estos insectos coloridos y agradables no solo le darán un toque alegre y armónico al jardín, sino que son súper beneficiosas para el ecosistema. Por eso, si consigues atraer mariposas, las proveerás de alimento y cobijo y ayudarás a cuidar tu jardín. ¿Quieres saber cómo conseguirlo? Pues a continuación te damos unos truquitos muy sencillos.

Trucos para atraer mariposas

Luz y viento

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que tu jardín debe tener zonas donde reciba mucha luz durante el día, así que no lo cubras con toldos o techos. Por otro lado, es importante que el viento sea moderado. Para atajarlo, es buena idea que plantes árboles altos y algunos arbustos más pequeños.

Tipos de flores, macetas y mascotas

Por otro lado, deberás cultivar plantas que tengan flores coloridas y llamativas. Lo mejor es que añadas todo tipo de flores y plantas, ya que los diferentes tipos de mariposas se alimentos de destinos néctares. Además, es buena idea que tengas plantas que florezcas en distintas estaciones para que no se vayan en ninguna época. También te ayudará que las macetas del jardín sean coloridas y llamativas.

Por otro lado, es muy importante que mantengas tus mascotas alejadas del jardín para que no las espantes y que tengas cuidado a la hora de regar las plantas para no mojar los huevos que hayan podido depositar. Por supuesto, los insecticidas pueden afectarles.

Trucos para atraer mariposas

Otros trucos

Con esto será suficiente para atraer a las mariposas, pero puedes recurrir a otros trucos. Por ejemplo, es buena idea que rocíes las flores o las hojas con azúcar para atraerlas, aunque deberás tener cuidado con otros insectos como las hormigas. También puedes colocar tejas, pedazos de troncos o estatuas para que las mariposas descansen allí.