Trucos para que las flores cortadas duren más
Ya sea porque tuvimos el capricho de comprar unas flores frescas en la floristería o porque una persona muy especial nos regaló un precioso ramo, casi todos nosotros nos hemos encontrado alguna vez con que queremos alargar más la vida de las preciosas flores que tan bien lucen en nuestro jarrón.

Si este es tu caso o si simplemente sientes curiosidad por el tema, presta atención a estos consejos que seguro te servirán para mantener tus flores con un precioso aspecto durante más tiempo.

- Busca un florero de unas dimensiones adecuadas al tamaño de las flores, ni demasiado pequeño para que estén comprimidas, ni demasiado grande para que se hundan más de la cuenta en el agua. Llénalo a mitad aproximadamente.

- Si son de floristería, retira el papel decorativo que las envuelve antes de meterlas en agua para que puedan tener una buena respiración.

- Arranca las hojas que pueden quedar sumergidas bajo el agua del jarrón, pues se pudrirían.

- Corta dos centímetros de la parte inferior de la flor cada tres días y aprovecha entonces para cambiarle el agua (preferiblemente cada dos días).

- Echa en el agua una aspirina, sales minerales o 3 gotitas de lejía (por cada litro) para protegerla de las bacterias y para que las flores no pierdan el color y la frescura.

- Si vas a cortarlas directamente de tu jardín, hazlo con una tijera afilada y en diagonal preferiblemente al amanecer o hacia el final de la tarde y mételas rápidamente en agua.

- Las flores necesitan un lugar fresco y luminoso, lo que en ningún caso significa que deban estar expuestas directamente al sol, que de hecho no haría más que perjudicarle.

- En verano, cuando el calor afecta más a su duración, puedes pulverizar agua sobre ellas y también ponerle unos cuantos cubitos para conservar su frescura.

Siguiendo estos consejos, tus flores cortadas pueden llegar a durar hasta diez días.