Ubicación de los bonsáis en casa
Hay que tener claro que los bonsáis son árboles, a pesar de su pequeño tamaño. Por eso, es importante ubicarlos en un lugar donde reciban sol y aire y donde puedan sentir el sabor de la lluvia y la humedad de la noche.

En realidad, la ubicación de los bonsáis dependerá mucho de la especie y de las condiciones que requiera la planta en cuestión. Lo que sí que es importante es no amontonar bonsáis, ya que esto podría evitar la falta de aire, lo que produciría un moho gris que iría matando a las ramas más pequeñas. A continuación te damos todos los detalles sobre dónde colocar los bonsáis dentro de casa.

Más felices viviendo al exterior

Si te decides a cuidar bonsáis en tu hogar, debes tener en cuenta que el interior de una casa carece de luz y humedad, lo que limita la vida de los bonsáis. Por eso, lo mejor es que los coloques en una terraza, un jardín o en una ventana, ya que este tipo de árboles en miniatura son más felices viviendo en el exterior. Así, la adaptación de estas especies dependerá de las condiciones de tu casa y de si el sitio escogido para ubicarlo reúne todas las condiciones necesarias.

Ubicación de los bonsáis en casa

Iluminación y humedad

Lo ideal es que coloques al bonsái cerca de una gran ventana bien iluminada y sin cortinas. La distancia máxima de la ventana deberá ser de 1,5 metros aproximadamente. En cuanto a la humedad, lo mejor es colocarla en un salón muy fresco y amplio, lejos de la calefacción, chimeneas o aparatos electrónicos que desprendan calor, como la televisión.

Temperaturas extremas

Aunque es cierto que al bonsái le gusta la naturaleza, las temperaturas altas en verano y las heladas en invierno pueden afectar gravemente su salud. Por eso, con la llegada de las temperaturas extremas es preferible proteger las macetas y, si el calor es muy elevado, lo mejor es dejarlos a la media sombra de un árbol o una planta grande para evitar quemaduras. En cambio, si hace frío, lo ideal es colocarlos en casa donde estén protegidos y calientes.