sencillo-1

Cuando se dispone de poco tiempo para mantener un jardín, es mejor optar por un diseño sencillo, con plantas resistentes y técnicas que permitan reducir el trabajo que hay que realizar.

Si compramos árboles jóvenes en vez de grandes ejemplares su plantación será más sencilla y podemos contener su crecimiento así como formarlos de manera que luego no supongan un gran gasto de tiempo y dinero. A la hora de escoger arbustos optaremos por elegir los que requieren de pocas podas y los mezclaremos con plantas vivaces que no necesiten de protección en invierno.

sencillo-2

Aquellas plantas que precisen de tutores deberían descartarse y seleccionaremos las más resistentes a la sequía, como la euforbias, sedum, tomillo, etc..Por supuesto es mejor ubicarlas directamente en la tierra y no en macetas, que necesitan más cuidados y atención. En caso de que las tengamos en recipientes tendremos que trasladarlas a zonas sombreadas en verano, para espaciar los riegos y disponerlas en grupo para favorecer la creación de un microclima

El césped, salvo que sea algo a lo que no queremos renunciar, es mejor sustituirlo por especies tapizantes, que dan menos trabajo. Para el riego instalaremos un sistema automático con programador, usando aspersores y difusores para las grandes superficies y sistemas de goteo para las plantaciones de borduras y arbustos.

sencillo-3

Abonar es otra tarea que deberemos controlar ya que un crecimiento excesivo supone más tiempo de mantenimiento y mayor cantidad de agua necesaria. Aquellas plantas que son autóctonas, como muchas aromáticas y bulbosas son más resistentes a la sequía y las plagas.

Acolchar el terreno con materiales orgánicos o inorgánicos supone espaciar más los riegos y pasar menos tiempo eliminando malas hierbas. Si preparamos una bordura o parterre es mejor labrar y limpiar el terreno de hierbas para, a continuación, esparcir una capa gruesa de gravilla o corteza de pino. Cuando hagamos la plantación retiraremos una capa de estos materiales, cavamos y plantamos y volvemos a cubrir el suelo con la grava o la corteza, tardará mucho más tiempo en precisar de nuestra atención.