Un jardín muy colorido
Con el verano el colorido llega a nuestro jardín, lo que nos transmite alegría, composiciones de vivas tonalidades o especies llamativas que cautivan por su natural belleza y por su floración. Las últimas tendencias en decoración de jardines se inspiran en los paisajes del campo. Las especies vegetales que tienen un encanto natural propio, muestran un colorido original y presentan una estampa sencilla al tiempo que elegante.

El modelo campestre se puede adaptar perfectamente a las ciudades gracias a la utilización de plantas aromáticas, flores de temporada, bulbos silvestres o arbustos de floración estacional. También está de moda los antiguos jardines con rosaledas, con tradicionales arriates o con trepadoras. Cada estación tiene sus iconos del color. Con el verano se estrenan tonalidades renovadas.

Durante la primavera (meses de abril y mayo), el jardín presenta un colorido fugaz, propio del la floración de esta estación. Sin embargo, el verano trae un amplio abanico de matices de larga duración, con especies resistentes al calor y aromas maravillosos. Sin embargo, por lo general, no conviene abusar mucho del color. Es preferible plantearlo con cierta sutileza y sin excesivas mezclas.

Las composiciones de plantas pueden llegar a ser muy variadas, pero es importante conseguir la armonía deseada. Resultan muy interesantes las composiciones cromáticas afines, es decir, aquéllas en las que ningún elemento destaca en exceso sobre los demás. Además, existen algunos trucos que puedes utilizar para sacar el máximo partido a la decoración de tu jardín.

Por ejemplo, el color blanco amortigua en cierta medida las mezclas y sirve para poner una nota de calma en el jardín, puedes hacer la prueba con la campiña. Verás como las tonalidades se agrupan de manera natural, formando mantos de flor delicados y perfectamente integrados en el paisaje. De esta forma, debes tomar el ejemplo del campo a la hora de disponer las flores en tu jardín. Lo importante es no crear espacios con sobresaltos visuales. Para conseguirlo, es preferible que te decantes por mezclas de color calmadas y sin contrastes bruscos. La composición estará determinada en gran medida por el estilo y la intención que pretendas dar a tu jardín.

Dispones de un gran número de opciones para de decorar un jardín, desde los diseños de vanguardia a los jardines silvestres. Sin embargo, el diseño del jardín familiar suele tiene que estar a corde con los gustos personales, así como por los olores que recuerdas de la infancia, y las preferencias geográficas de las especies. No olvides que el jardín suele ser un espacio para las emociones y para disfrutar con los cinco sentidos.

Las plantas son la esencia de cualquier jardín, o al menos de los diseños con estilo. Cada época del año tiene sus protagonistas, pero dependerá mucho de las diferentes zonas geográficas, ya que en cada una hay una serie de plantas que se adaptan mejor que otras. Una planta aporta carácter al diseño del jardín. Puede servir para enmarcar un rincón, adornan una fachada, pueden tapizar el manto, decorar un sendero, complementar una valla o crear un punto de máxima atención en el diseño entre la gran variedad de plantas que existen.