Usos del sustrato
Seguro que has oído la palabra sustrato en un montón de ocasiones pero, ¿sabes realmente lo que significa? El sustrato es un sustituto del suelo, cuya función fundamental es dar soporte físico a las plantas para que puedan desarrollar sus raíces y retener el agua y aire.

Una vez hemos dejado claro qué es el sustrato, a continuación vamos a explicarte con detalle para qué se utiliza. ¿Nos acompañas?

En macetas

Como te acabamos de comentar, el sustrato actúa como sustituto del suelo. Lo más habitual es colocarlo en las plantaciones en tiesto, maceta o jardinera. En estos casos, es aconsejable usar un sustrato de cultivo realizado a base de turba, ya que el exceso de compactación y la falta de aireación de la tierra del suelo pueden ser perjudiciales para las plantas.

Usos del sustrato

En el suelo

En muchos casos también es aconsejable el sustrato para las plantaciones en el suelo, ya que favorecen la adaptación de las plantas a la nueva ubicación. De hecho, si la tierra donde vas a plantar no tiene la textura o el pH adecuados, es mejor que utilices un sustrato para favorecer su desarrollo. Para eso tendrás que hacer un agujero generoso y rellenarlo con el sustrato en vez de con la tierra que has extraído del jardín.

Mejorar el suelo

Por otro lado, debes tener en cuenta que la aplicación de sustrato en el suelo, siempre que se combine con una operación de labrado, mejora la textura y tiene la capacidad de retener el agua y los nutrientes. Además, si aplicas el sustrato al pie de las plantas, sin labrar, este puede ser utilizado como acolchado, lo que evitará la evaporación del agua de riego en verano y protegerá las raíces del frío en invierno.