Variedades de bonsais
En anteriores ocasiones te hemos contado cómo comprar un bonsai, cómo debe ser su riego, cómo debes cuidarlo, cómo trasplantarlo y varios consejos más para que puedas tenerlos siempre en las mejores condiciones y sacarles todo el provecho posible.

Hoy me centraré en las variedades de bonsais para que sepas qué puedes esperar de cada uno de ellos. Toma nota:

- Ligustro o Ligustrino (Ligustrun lucidum): Esta variedad es originaria de China y en ella hay también muchas variedades. Tiene las hojas en un color verde muy intenso y sus flores son blancas y florecen en verano. Sus semillas se reproducen muy fácilmente y es muy fácil de cultivar además de tener un crecimiento rápido.

- Acacia: Tiene muchas variedades y las más comunes son la Mimosa, el Algarrobo, la Acacia Negra o la Acacia Blanca. Tiene hojas compuestas, flores amarillas y frutos que varían de color según su madurez, pasando de verde a azul, marrón y casi negro. Su crecimiento es muy rápido y es una de las variedades más bonitas gracias a su follaje, flores, frutos y tronco.

- Hibiscus: Hay casi 30 variedades, algunas de hojas perennes. Las más comunes son la Rosa Siria, la Rosa de la China o la Rosa de Jericó. La mayoría comienza a florecer en primavera y lo hace hasta el otoño. Las flores tienen unos colores muy bonitos, llamativos y variado, como el amarillo, rojo púrpura, violeta o rosa, todos ellos en diferentes tonalidades.

- Sauces (Salix): Una de las variedades que más especies tiene, con casi 280, como el Sauce Llorón, el Sauce Criollo o el Mimbre Japonés. Sus ramas son finas y largas y las hojas son angostas y de color verde claro. Suele florecer a finales de invierno hasta la primavera y necesita que las raíces estén siempre húmedas. Algunas variedades, como el Sauce Tortuoso, tienen las hojas y ramas torcidas, lo que le da un atractivo muy especial.

- Ficus: Hay variedades como el Ficus Religiosa o la Higuera. Son los que alcanzan mayor tamaño y sus raíces tienen una gran difusión. Se multiplican por gajos y pueden tener varios caminos, así que visualmente pueden llegar a ser muy atractivos.