Ventajas de las macetas de resina
Si eres aficionado a la jardinería te habrás preguntado en diversas ocasiones dónde plantar tus queridas plantas y, como sabes, en Jardín Plantas siempre estamos dispuestos a echarte una mano con la resolución de tus dudas. Si hace unas semanas te hablamos sobre las ventajas e inconvenientes de las macetas de plástico y las de barro, hoy queremos que conozcas las razones para adquirir recipientes de resina.

En los últimos años las jardineras de resina han experimentado una evolución espectacular sustituyendo a las más tradicionales. Ahora, sus diferentes formas, tamaños y diseños permiten simular cualquier material a la perfección, con la ventaja de su ligereza y su gran resistencia. Pero a parte de esto, este tipo de macetas cuentan con un montón de ventajas más. ¿Te apetece conocerlas?

Beneficios para tus plantas

Una de las principales características de las macetas de resina es que acumulan menos calor que las de barro y retienen menos humedad. El motivo es muy simple: el sustrato se seca más lentamente porque sus paredes son impermeables.

Ventajas de las macetas de resina

Ligeras y de calidad

Por otro lado, su ligereza hace posible que el manejo de este tipo de macetas sea más sencillo. De esta manera, se pueden colocar tanto en terrazas, como jardines y hasta en la pared, incluyendo lugares que no están preparados para grandes cargas. También mantienen sus cualidades durante mucho tiempo, siendo resistentes a golpes y a cambios de temperatura, además de ser muy fáciles de limpiar.

Ventajas estéticas

Por supuesto, las macetas de resina también tienen ventajas estéticas respecto al resto. En primer lugar, este material permite crear diseños tanto clásicos como modernos y elegir entre colores muy originales. Además, su apariencia es muy real, y solo se perciben diferencias con la clásica jardinera de barro con el tacto. Por el contrario, no se recomiendan para lugares que estén sometidos a fuertes vientos.