Ventajas del acolchado en el jardín
Ayer os contaba cómo acolchar un árbol y hoy me gustaría explicaros con detalle todas sus ventajas, que son muchas ya que te ayudarán no solo a que tus plantas y árboles se desarrollen mejor sino que estarán mucho más protegidas. El acolchado no solo se puede hacer en árboles sino que también es muy útil para cultivar plantas, hortalizas o cualquier otro cultivo.

Tal y como veíamos ayer en el caso de los árboles, con los materiales del acolchado cubres la tierra que hay alrededor del árbol, planta o cultivo, teniendo un espesor de entre 5 y 10 centímetros. Los materiales para el acolchado pueden ser orgánicos (cortezas, hojas, paja…) o inorgánicos (grava, piedras, plástico…). Recuerda que es muy importante cubrir la zona de las raíces para que estén bien protegidas. Toma nota de las ventajas del acolchado en el jardín:

– La zona en la que pongas el acolchado estará protegida de heladas y temperaturas muy bajas durante el invierno, algo indispensable para el correcto desarrollo de plantas, árboles y cultivos. El acolchado evitará que el frío ataque a las raíces, que con las bajas temperaturas pueden congelarse y morir.

– Durante el verano, te ayuda a reducir la evaporación del agua. En primavera, retiene la humedad del suelo que se genera por las primeras lluvias, lo que ayuda a que la planta esté mucho más hidratada y así no tengas que regarla tanto.

– Una de sus principales ventajas es que evita la aparición de malas hierbas, que se ven bloqueadas por el muro que forma el acolchado y que no proliferan gracias a la falta de luz.

– También sirve como abono si utilizas para ellos materiales orgánicos ya que nutren el suelo mientras se van descomponiendo.

– El terreno también se ve protegido por la erosión de las lluvias y por el viento, lo que hace que se mantenga la estructura del suelo.

Como recomendación, lo mejor es que el acolchado se ponga a finales de primavera para que se pueda conservar la humedad de las lluvias recientes. También es muy buena época para ponerlo el otoño, siempre antes de que lleguen las heladas.