Central Park, un pulmón para Nueva York