Cercis siliquastrum, el árbol del amor