Cuidados de la felicia o margarita azul
La felicia también conocida como margarita azul es una planta arbustiva y anual que es originaria de Sudáfrica. Se trata de una planta que no alcanza los 50 cm por lo que es perfecta para colocarla en una maceta en la terraza. Lo más llamativo de la margarita azul son sus maravillosas flores de color azul y lila que ayuda a dar vida a toda la terraza o jardín de la casa.

Si estás interesada en este tipo de planta, no pierdas detalle y toma muy buena nota de las características y cuidados de la citada felicia.

Cómo cuidar la felicia en los meses de primavera y verano

Durante los meses de primavera puedes plantar la felicia para que de colorido y mucha vida a tu jardín, debido a que las flores son muy parecidas a las de la margarita pero con un color azulado y violeta realmente maravilloso. Puedes usar un sustrato normal y una maceta de unos 15 centímetros para las especies grandes, mientras que una maceta de unos 10 centímetros será perfecta para las felicias de menor tamaño. Cuando empiecen a salir los brotes debes cortar los nuevos y aquellos que se han helado durante los meses de frío. Cuando tenga la primera floración puedes coger unas tijeras y despuntar la planta con cuidado de no cortar las hojas ya que podrías dañarla muy seriamente. La fellicia es una planta que necesita mucha luz por lo que tendrás que ubicarla en una zona de la casa con mucha luz natural pero en la que no haya sol directo. Durante el verano debes regarla muy asidua mente para que las raíces estén perfectamente húmedas. No te excedas en el agua y evita encharcar la tierra ya que la margarita podría llegar a pudrirse. En la época de floración es aconsejable el aplicar fertilizante una vez al mes añadiendo el mismo al agua de riego.

Cuidados de la felicia o margarita azul

Cuidados de la felicia o margarita azul durante los meses de otoño e invierno

La felicia es una planta que no aguanta muy bien el frío y las bajas temperaturas por lo que durante la estación invernal es aconsejable tenerlas en el interior de la casa y protegerla del frío. Las posibles heladas son bastante dañinas para la planta y acabarían por matarla. Una excelente opción es construir un invernadero y poder tenerla sin problemas. Durante el día puedes dejar la felicia en el exterior para que reciba el sol del día. Durante dichos meses no es necesario regar la planta en exceso por lo que basta con hacerlo una vez por semana y evitar de esta manera que las raíces se resequen en exceso. Si quieres que la felicia florezca durante todo el año es conveniente que reciba la mayor cantidad de luz natural al día.

La felicia es una planta ideal para tenerla en terrazas o en el jardín ya que sus maravillosas flores de color azulado darán vida y esplendor al exterior de tu casa. Recuerda que a la hora de cultivarlas el suelo debe estar bien drenado para que los nutrientes del fertilizante llegue sin problemas a las raíces. Si decides trasplantar la felicia es aconsejable que lo hagas a finales de invierno o a principio de la primavera para evitar las posibles heladas y que la planta pueda llegar a florecer sin problemas. Si tienes ganas de tener una planta con unas bonitas flores, no lo pienses más ya que la felicia o la margarita azul es una excelente opción para ello. Con muy pocos cuidados puedes disfrutar de esta maravillosa planta en tu terraza o en el jardín de tu casa.