El calabacín, un cultivo muy agradecido