Ideas y consejos para jardines pequeños
Si amas la jardinería pero temes que tu terraza o pequeño jardín sea insuficiente para poder practicarla con éxito, tenemos una buena noticia. Realmente, no es así. Ante todo, es importante no sucumbir al pánico, organizarse y cambiar el chip, sin más.

Al contrario de lo que suele creerse, en espacios pequeños la jardinería puede brillar de igual manera y en este post vamos a darte algunas ideas y consejos para que te lances a por todas.

Pasar parte de tu tiempo libre entre plantas no dejará de ser un auténtico placer por el mero hecho de que se trate de un mini jardín. Apostamos a que una actitud positiva y poner en práctica consejos como los que incluimos en este post harán que ames tu jardín, así como hacerlo crecer y cuidarlo día a día.

Ideas de organización

En función del tipo de espacio que tengamos, será conveniente optar por las macetas o jardineras para ampliar el jardín más allá de la zona donde hay tierra en el suelo. Tengamos en cuenta que podemos crear una franja verde eligiendo macetas de distintos diseños y alturas junto a una mesa y sillas u otro espacio sin utilizar por haber asfalto o suelo de madera.

La distribución de plantas en función del sol directo que pudieran recibir no siempre es fácil cuando se dispone de poco espacio. Para ello, podemos servirnos de toldos tipo lona, ahora tan de moda para crear espacios de sombra. Jugar con las alturas también es otra opción.

Ideas creativas

Separar el jardín de las vistas indiscretas de los vecinos o de viandantes, pongamos por caso, puede ser una buena idea si queremos crear un espacio aislado, que invite a desconectar. Sin embargo, en los jardines pequeños no siempre es fácil hacerlo.

Además de los paneles de cañas o mimbre, existen plantas que nos pueden ayudar a crear una separación tupida, como las enredaderas, las bugambilias u otras trepadoras. Pero cuidado con los insectos, pues podrían atraerlos, por lo que sería efectivo plantar junto a ellas plantas que los repelen.

También podría funcionar un árbol que no creciese mucho, de hoja perenne. Idealmente, elijamos un árbol ornamental que no crezca mucho para así disfrutar de su hermosura, creando un ambiente de jardín muy hermoso.

Cuidar el detalle es muy importante cuando se tiene un jardín pequeño. A tal respecto, los consejos pueden ser tantos como gustos y preferencias tenga cada uno. Ser selectivos y detallistas, por lo tanto, es un consejo general.

Ideas y consejos para jardines pequeños
Sería interesante colocar elementos que atraigan biodiversidad y aporten un toque creativo, como los nidos para pájaros silvestres, las fuentes decorativas o incluso dedicar un pequeño rincón a la jardinería hidropónica con el fin de tener nuestro huertecito sin ocupar demasiado espacio.

Los jardines verticales también son una solución buena cuando se carece de espacio. No solo es posible crear un verde manto que cubra el tejado y la fachada o parte de ellos, sino que además podemos utilizar la pared de la habitación que se encuentre junto al jardín, por ejemplo una entrada o un comedor, para colocar un jardín vertical estiloso.

De este modo, desde dentro de casa se puede observar el jardín como un continuum, sobre todo si la separación es a través de una cristalera o puertas correderas, que en verano podrían estar abiertas. Rizando el rizo, lógicamente, además el jardín puede ampliarse colocando en la estancia macetas con un diseño que se integre en la decoración.

Algunos consejos prácticos

No sobrecargar también es importante. No hacerlo ni con el mobiliario ni con las plantas. Crear espacios distintos, bien delimitados ayuda a crear sensación de orden. Sirvámonos de la grava, sobre la que poder poner una mesa, por ejemplo, de tarimas o de caminitos de piedras o de madera…

Cuando nos dispongamos a distribuir el espacio, probablemente descubriremos que en un pequeño espacio se pueden hacer muchas cosas. Jugar con el espacio es divertido, pero sobre todo se trata de ir probando, con el fin de llevar a cabo un proceso de aprendizaje en el que serán claves el ingenio, la imaginación y nuestras sensaciones. Aprender mediante ensayo error y no dejar de informarnos sobre los aspectos que nos susciten dudas, en este caso, podría ser la fórmula del éxito. Es así como, piano piano, iremos construyendo nuestro jardín perfecto.