La calefacción, un factor de riesgo para las plantas