La Kalanchoe, una planta poco exigente