Las condiciones más favorables para las plagas