Más vale que falte riego que un exceso de agua