Plantas de interior en el dormitorio, ¿sí o no?