Si quieres plantas felices, ¡no las plantes en macetas!